loading

Jamones y aceite chino en un país sandwich

A los chinos les gusta el jamón ibérico español. Esta noticia no es nueva ni sorprendente. Hace años que los chinos estudiaron en tierras españolas y ya producen  jamón en China.

El año pasado se publicaba la siguiente sorprendente noticia:

“La petición para la marca ‘Jabugo’ fue presentada por Wang Weiqiang en 2006 y la marca ‘Hameng Jabugo’ lo fue por Wu Zheren en 2007, aunque estos hechos no han trascendido en España hasta hace unos días. En los años en que estos empresarios quisieron registrar el nombre de Jabugo, se empezaban a tramitar en España los primeros permisos de exportaciones a China y se comenzaba a extender la sospecha de que este producto antes o después podría ser imitado como parece que pretendían Weuqiang y Zheren.Empezaron a importarlo con lo cual los exportadores se frotaban las manos imaginando el inmenso mercado que se abría para las empresas”.

Me temo que esos exportadores no imaginaban lo poco que les iba a durar la felicidad. Porque actualmente ya hay producción de jamones chinos, en China, con cerdos chinos, para los chinos (como diría el catedrático Pavón).

Mi sobrino Edu es un emprendedor nato. Emprende ideas que nunca lleva a la práctica. Los psicólogos dicen que tiene muy desarrollado el vector de la creatividad (creator) pero muy débil el vector de llevar las ideas a la práctica (implementator). Mal asunto quedarse siempre en la teoría o en el proyecto no llevado a la práctica.

-  Oye Rafa, a los chinos no les basta con el pato laqueado. Que ya están produciendo jamones y querían llamarles jamones Jabugo – Me explica Edu. Y me hace ver el video que se adjunta el cual me deja sin palabras. Como dicen los británicos: “No comment”… …

Por eso cuando los chinos llegaron a Jaén muchos jienenses se preguntaron qué diablos se les había perdido a aquellos chinos en los campos de olivos.

-  Les gusta nuestro aceite. A lo mejor quieren usarlo para el wok,  y les vendemos muchos litros – decía una lugareña inocente.

-  Pues a mí esto no me huele bien, no me fio – le contestaba su marido más receloso.

La noticia saltó a la prensa. China podría superar a Jaén en producción de aceite de oliva dentro de un futuro no muy lejano. Han seleccionado la variedad arbequina que resiste mejor el frío.

“Los últimos datos confirman que existe actualmente un total de 136.000 hectáreas en China cubiertas por 39 millones de olivos, lo que supera a los plantados y en producción en toda la provincia de Córdoba. Pero según el movimiento que se detecta en los viveros se augura una plantación olivarera que en pocos años alcanzará los 59 millones en plena producción, lo que igualará toda la superficie olivarera de la provincia de Jaén, la mayor región productora de aceite de oliva del mundo que por si sola aporta en 20 por 100 de la producción mundial.”

Edu compra todo en la web, hasta las bombillas led hechas en China a 3 EUR, precio final con transporte incluido. Así que Edu ha tenido una idea genial: como estamos en un mercado global donde parece que el factor transporte desde China no tiene apenas coste económico aunque comporta enorme coste ecológico por ser uno de los mayores agentes de contaminación, dice que va a crear una empresa intermediaria que importa el aceite a granel desde China a  mitad de coste del español, y según llega lo reenvía a Italia que son los quienes lo saben vender en bonitas botellas y lujosas etiquetas.

Este sobrino mío además de teórico es un poco infantil,o se cree que los italianos son tontos. Los italianos dejarán de importar de España y lo adquirirán todo en China. Al fin y al cabo lo que importa es la botella, el papel en la botella y el lacito con los colores de la bandera italiana. Porque la percepción en EEUU y en muchos otros países es que el aceite italiano es el mejor del mundo y como en la etiqueta pone“envasado en Italia” es fácil identificarlo como “producto de Italia”; es el triunfo del marketing.

Se ha dicho que España es un país sandwich , siempre en medio. Ni está en vías de desarrollo ni ha culminado un desarrollo similar a los países líderes de Europa. En I+D, en tecnología, en formación, en casi todo, ahí andamos: medianejos, y me temo que cuesta abajo.

El jamón y el aceite de oliva español son productos líderes en el mundo, y como nos descuidemos los chinos nos van a mandar al centro del sándwich.

Pocos ciudadanos no vinculados al mundo industrial han sido conscientes del gran peligro de infección que países  sandwich, como es Esapaña, podían sufrir con la penetración de productos low cost en las economías occidentales.

El paradigma low cost tarde o temprano acaba impactando en nuestros salarios y en el empleo en los países sandwich los cuales no pueden competir ni con  los bajos costes orientales, ni con los altos valores añadidos de los países más desarrollados.

Pienso que el caso del aceite y los jamones les puede ser muy ilustrativo. El low cost ya están llegando también al aceite y a los jamones. A este paso terminaremos viendo aceite chino y jamón chinos en los bazares chinos.

¿Nos encontramos de nuevo ante otro ejemplo de eventual competencia asimétrica? ¿Qué garantías de salubridad regirían para la entrada de estos productos? ¿Habría actuación gubernamental, autonómica o local que impidiera la entrada de estos productos, o se “colarían” en medio de las toneladas incontrolables que arriban de los contenedores  a las terminales portuarias de Grecia y en España las cuales están bajo administración de compañías chinas?

La Administración debería estar atenta para evitar que nuevas competencias asimétricas  arruinen la inimitable calidad de ambos productos españoles, cuyas empresas deberían potenciar el marketing y su internacionalización.

Por mi parte, como “consumisable“, puedo prometer y prometo que nunca compraré aceite ni jamón “made in PRC”.

Me quedo con nuestros cerdos, por guarros que sean y con nuestro saludable aceite, el cual está subiendo de precio alarmantemente. Y para colmo la pertinaz sequía sufrida, como decía aquel, que amenaza con tendencia al alza.

Amigos, os recomiendo acopiar todo el aceite que podáis ahora que es bueno y todavía no ha subido demasiado. Yo voy a llamar a mis amigos de  VERDEQUINA y voy a comprar unos cuantos litros.

TEMAS RELACIONADOS:

Asimetría china vs. Europa

AUTORREFLEXIÓN:

¿Crees que la Administración debería evitar las competencias asimétricas?

¿Es el consumidor español más o menos sensible al precio en relación con otros ciudadanos europeos?


6 Responses to Jamones y aceite chino en un país sandwich

  1. Miguel says:

    Rafael. Nos sobreestimas, ¡Con lo difícil que es ser un consumisable!
    De una parte cada vez más empobrecidos, lo que limita nuestra capacidad de “influir consumiendo”, y de otra expuestos a empresas cada vez mas grandes y fuertes que dominan bien las técnicas del marketing y las van adaptando a las nuevas tecnologias.
    Los medios realmente independientes como las opiniones privadas en Internet se diluyen en la red entre los mitos, los rumores, la publicidad viral… Exige mucho esfuerzo, estudio y espíritu crítico ser un consumidor bien informado.
    NECESITAMOS PODER CONFIAR en entidades reguladoras y certificadoras que marquen unas reglas. Eso, o renunciamos a consumir los productos del mercado global y volvemos a vivir en el siglo XIX.

    • Rafa Cámara says:

      Miguel, Es cierto que tengo gran confianza a largo plazo en los “consumisables”. Piensa que las nuevas generaciones emergentes tienen muy asumidas las redes sociales como medio de comunicación natural. Y, en sentido figurado, ello progresivamente se convierte en un “arma de destrucción masiva”.
      Gracias por tus atinados comentarios.

  2. Rocío says:

    Cuánta razón tienes Rafa. Te animo a que leas el siguiente artículo en relación a lo que está pasando con nuestro ORO LIQUIDO.
    http://www.elconfidencial.com/economia/2013/02/10/la-marca-italia-se-queda-con-el-aceite-espanol-114533/
    En este país sólo aprendemos cuando el toro ha llegado. El problema es que los de la PRC son muchos!!!

    • Rafa Cámara says:

      Rocio, El artículo de tu link es muy reciente, sin embargo el problema es muy antiguo.
      El problema es que el aceite español no tiene imagen de marca y el italiano, que añade 2/3 de volumen de aceite español, tiene una la máxima reputación internacional como mejor del mundo.
      No es que los chinos sean muchos como dices, es que aquí no espabilamos nunca.
      Fíjate que incluso en el articulo de tu link están contentos porque prevén exportar a China e India. O sea que los expertos del artículo son tan pazguatos como la lugareña de mi post. Si estos son los expertos que Dios nos coja confesados!
      Hay segmentar mercados y buscar exportación en los países más desarrollados: Centro Europa, Escandinavia, EEUU, Canada, … bajo una estrategia de máxima calidad a precio asumible, por supuesto remarcando con adecuado marketing la diferenciación con marcas “low cost”.
      Y en paralelo que los gobiernos exijan las mismas garantías de producción responsable tanto fuera como dentro de los países importadores.

  3. Adriana says:

    Que bien que le pones un toque de humor! El tema es regular la entrada de mercancías mediante la exigencia de certificaciones, normativas, aranceles, etc. Pero hay un problema añadido, tengo entendido, que en principio son capaces de copiar los certificados, etc y habilidosos para identificar las rendijas por donde evadir dichas regulaciones. O se toman macromedidas o es imparable y también el consumidor puede poner su grano de arena en no consumirlo.

    • Rafa Cámara says:

      Hola Adriana.
      Si te digo la verdad no tengo mucha esperanza en la administraciones. Siempre están prisioneras de compromisos e interese creados. ¿Qué fuerza puede tener un gobierno ante un país que soporta un porcentaje elevado de la deuda española?
      Yo pongo toda mi esperanza en los CONSUMISABLES, los consumidores responsables, a los cuales la tecnología ha proporcionado un arma de potencia masiva para ejercer un todavía insospechado poder: las redes sociales.
      Hasta hace poco tiempo la transmisión de tu desagrado como consumidor se limitaba a tu círculo familiar y de amigos. Hoy se puede transmitir en breve tiempo a miles y miles de potenciales clientes. Hoy los CONSUMISABLES podemos influir y en algún caso hasta cambiar completamente la política y las estrategias de poderosas empresas. Yes, we can !

Dejar Comentario