loading

¿ Sabes por qué Río+20 es tan importante?

Hoy 20 de junio de 2012 comienza en Rio de Janeiro la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el DESARROLLO SOSTENIBLE (DS) , más conocida como Río+20.

Algunos amigos, conocedores de mi dedicación a la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) me comentan con cierta sorna si yo pienso que esa reunión va a servir para algo dada la situación global actual. Os adelanto que yo también creo desgraciadamente que no podemos esperar demasiados acuerdos efectivos de los 130 presidentes de países que se reúnen hoy 20 de junio de 2012 en Río. La crisis actual que azota principalmente a Europa y EEUU limitará las iniciativas a voluntariosas manifestaciones y comunicados políticamente correctos sin resultados ni regulaciones prácticas sustanciales. Por supuesto no habrá fuentes de financiación para el DS.

En cualquier caso me parece que esta reunión va  a ser muy importante. Veamos primeramente sus antecedentes.

a)     La Conferencia de Estocolmo en 1972 inicia la preocupación mundial por los problemas medioambientales,

b)     El Informe Brundtland de la ONU en 1987 que por primera vez acuñó el término desarrollo sostenible (DS) y lo definió como “aquel desarrollo que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de generaciones futuras para satisfacer las suyas”,

c)     La Cumbre de la Tierra en Rio de Janeiro en 1992 que profundizó en temas como los residuos, potenciar el transporte público y alertar sobre la escasez de agua,

d)     El Protocolo de Kyoto en 1997 para reducir emisiones de gases y combatir el efecto invernadero que afecta al cambio climático o calentamiento global, o la más reciente y

e)     La controvertida Cumbre de Johannesburgo en el 2002.

Estos  son los hitos que pueden considerarse como capitales en el desarrollo del nuevo concepto “sostenibilidad” (en HispanoAmerica dicen “sustentabilidad” como traducción del inglés “sustainability”).

La aparición de movimientos civiles como WWF, Greenpeace, etc; normativas para las empresas como AA1000 o SA8000; las Directrices de la OCDE , organizaciones como el Global Reporting Iniciative (GRI), el Pacto Mundial, etc, etc,  son acontecimientos que han contribuido a este movimiento universal hacia la responsabilidad medioambiental como parte del concepto más amplio de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Desde la reunión de 1992 en Rio, que supuso la mayor toma de conciencia internacional sobre los problemas medioambientales globales,  han pasado 20 años y las prometedores acciones que se enfocaban para los asuntos denunciados entonces: el cambio climático, el hambre y las desigualdades, no sólo no han disminuido sino que se han acrecentado. Pero lo peor de todo es que en las circunstancias actuales ni los países desarrollados pueden, ni los países emergentes quieren poner medida alguna que limite nuestros consumos energéticos o de cualquier tipo. Apenas lo hicimos durante las vacas gordas, como para intentarlo ahora que las vacas adelgazan y se prevé puedan quedar escuálidas. Europa hará un papel de poli-bueno, as usual, con propuestas que ni EEUU ni los emergentes aceptarán. Y los representantes de los 193 países asistentes marcharán a casa tan contentos, aunque de cara a los medios todo sean lamentaciones y declaracionbes de oportunidad perdida. Por el contrario las Organizaciones Ecologistas ya han puesto el grito en el cielo por el poco ambicioso documento “El futuro que queremos”, el cual ha sido consensuado para ser refrendado hoy en Rio+20.

Y es que lo que habría que acordar son medidas de impacto como por ejemplo las siguientes:

  • Reformas fiscales y presupuestarias para que contaminar o agotar recursos naturales sea más oneroso.
  • Reformas legales para evitar deslocalizaciones empresariales en virtud de ahorros por culpa de las mencionadas protecciones ambientales.
  • Adquisiciones y contrataciones públicas que creen demanda de tecnologías de bajo impacto ambiental.
  • Fomento de la inversión en dichas tecnologías de bajo impacto.
  • Fomento de la educación desde la escuela, e implantación de materias sobre desarrollo sostenible en toda formación académica.
  • Ampliar la comunicación al público consumidor (consumisables) sobre el desarrollo sostenible y los riesgos que implica para ellos y sus descendientes la ausencia de toma de conciencia y la no actuación.
  • Extender a los países que no lo articulan los esquemas de coberturas de riesgos ante proyectos y desarrollos públicos y privados
  • Fomento y promoción de inversiones financieras responsables (inversables)
  • Implantar indicadores complementarios al PIB para medir el progreso en términos de desarrollo sostenible, y alinear los parámetros públicos nacionales con los regionales y locales
  • Desarrollar para todas las Organizaciones y Empresas a partir de cierta dimensión, tanto públicas como privadas, el reporte de “3 balances” (económico, social y medioambiental)

Entonces, dicen mis amigos, si crees que nada de eso se va a conseguir, ¿por qué insistes en que la reunión va a ser muy importante?

Bueno, les digo, es muy importante porque a raíz de sus resultados los Managers de las empresas, que es el tema que a mí me ocupa, podrían dejar de hacer oídos sordos y deberían preparar sus empresas para la nueva economía sostenible que tarde o temprano va a venir. Según Ernst & Joung muchas empresas están dando ya los pasos adecuados, pero necesitan contar con unas reglas definidas a nivel global que ahora no existen. Las empresas se deben preguntar cómo les va a afectar. ¿Qué impacto tendrá en los beneficios? ¿Cómo cambiará la forma de hacer negocios?¿Pondrá en peligro la viabilidad de algunas de sus divisiones? Son interrogantes para los que hay que estar preparados. Todos y  cada uno de nosotros (economías, países, empresas, personas…) tenemos que retratarnos, definir cuál es nuestra huella ecológica, y fijar un sistema fiscal y de precios para los productos y los bienes naturales que son escasos. Una economía que no lo valore, sin un sistema de precios y sin transparencia, no puede funcionar.

Finalmente amigos, aparte de consideraciones de fondo, es también muy importante el simple hecho de la reunión entre los 130 dirigentes mundiales. Basándome en mi experiencia, no podría decir que todos los eventos internacionales de las empresas donde he trabajado fueron fructíferos o mereció la pena el enorme gasto que conllevan. Sin embargo en todos ellos las reuniones informales, las conversaciones de pasillo, el cambio de impresiones con los colegas de similar nivel (ahora se usa el vocablo en ingles “peers”) han sido muy interesantes y productivos. Incluso conversaciones privadas cara a cara con superiores pueden conducir a incrementos de reputación o ascensos futuros. Esta es una de las ventajas de las reuniones presenciales frente a las que proporcionan las nuevas tecnologías como son las teleconferencias, videoconferencias, telepresencia, etc. Hay que potenciar las segundas por ahorro de tiempo y costes y para aumentar la comunicación, pero sin olvidar que hay ciertas reuniones que deben ser realizadas presencialmente. Olvidarlo es un serio error de management  bastante frecuente en los tiempos que corren.

Por eso, amigos, insisto que esta reunión, al ser presencial, puede tener enorme importancia por su contexto oficial y extraoficial.

AUTORREFLEXIÓN:

¿ Te has planteado redefinir tus hábitos de consumo hacia un enfoque más responsable?

¿Estarías dispuesto a pagar un poco más por un producto certificado?

¿ Aprovechas las reuniones presenciales para obtener beneficios en los encuentros fuera de la agenda oficial?

¿ Evalúas la necesidad de ciertas reuniones presenciales frente a las tele/video conferencias?

¿ Utilizas el e-mail o el chat corporativo para consultas con compañeros que podrías despejar simplemente caminando varios metros en tu lugar de trabajo?


One Response to ¿ Sabes por qué Río+20 es tan importante?

  1. Milena says:

    Me encanta cómo conectas una actualidad con tus experiencias pasadas.
    Sin duda trabajar en grandes multinacionales debe ser duro, pero yo noto que los que pasáis por ellas tenéis un fondo de cultura empresarial superior y una solidez de análisis y síntesis.
    Eso de Rio+20, que me sonaba de verlo en la TV y en la prensa sin saber apenas de qué se trataba. Tu resumen me ha puesto al día y me permite conocer de dónde viene el concepto de sostenibilidad y hacia dónde debería ir. Lástima que como dices todo se va a quedar en agua de borrajas. Resultados pobres tras miles de personas allí reunidas, que pagamos todos…
    Pero tu orientación es correcta: los managers tienen que asumir que la empresa, sus productos y sus políticas tienen que ser socialmente sostenibles. Qué así sea…, algún día.

Dejar Comentario