loading

Pequeños detalles de fabricación que importan a pocos

Actualmente se ha repuesto en el Teatro Lara de Madrid “Agonía y éxtasis de Steve Jobs”. Se trata de un monólogo de Mike Daisey, bien interpretado por Daniel Muriel bajo la dirección de David Serrano, que desde su estreno en 2012 se sigue representando con éxito por distintas ciudades de España.

Mike Daisey es un autor de teatro y monologista de gran popularidad y no menos polémica en EEUU. En su website podemos acceder a su intrépida persona así como comprar tickets para sus performances en New York,  (los que esteis allí, claro)

Su controvertida pieza teatral “The Agony and the Ecstasy of Steve Jobs” (2012), fue reconocida como una de las mejores del año por The New York Times, Wall Street Journal y The Washington Post.

Confieso que a pesar de la seducción y admiración que la vida y milagros de Steve Jobs me produjo, nunca pasé de ojear, curiosear y leer a trozos su extensa biografía de más de 700 páginas escrita por Walter Isaacson en el 2011. Sin embargo ha sido tras ver el monólogo en el teatro que he retomado el libro en mis manos y he escudriñado más profundamente en algunos detalles de la increíble vida de Jobs (1955-2011):

Su tremenda personalidad, marcada por una infancia de hijo adoptado y la dedicación de sus padres que sintieron la responsabilidad de apoyar a un ser “especial” que desde pequeño apuntó maneras de “pensar diferente”. El abandono de los estudios, el desarrollo del Silicon Valley, los célebres garajes del Silicon Valley, el cofundador de APPLE Steve Wozniak, los grandes inventos que cambiarían nuestras vidas: Apple I, Apple II, el culto al diseño, a la perfección, a la pasión empresarial que dio lugar al nacimiento del MAC, la salida a Bolsa, sus discursos y presentaciones a la prensa, su rivalidad con Bill Gates, su destitución y salida de la empresa que él creó, sus nuevas creaciones en NeXT y PIXAR-Toy Story, el desplome de APPLE y su retorno a la compañía para otros 12 años con los mayores éxitos: el iMac, el iPod, el iPhone, el iPad, el iTunes y las tiendas Apple, …

Jobs fusionó elementos no siempre bien avenidos: tecnología con alto diseño desde el embalaje, hardware revolucionario con software impactante, altas prestaciones con facilidad de uso, fidelidad y pasión de los consumidores con mínimo apoyo publicitario, tiendas virtuales App Store con tiendas físicas Apple, …

Todas estas luces se revisan con acierto y sentido del humor en la obra de teatro. Pero más fuerza dramática se dedica a las sombras de APPLE y a su visionario Jobs.

Mike Daisey viajó a China, conoció la fábrica y se entrevistó con trabajadores que montaban “cacharritos” APPLE. Con estas vivencias montó su agridulce pieza teatral. La obra equivale a un documental de denuncia social en formato monólogo.

Una parte de la obra se recrea en Steve Jobs. Como persona Jobs era un ser intratable, déspota, tirano con sus colaboradores que mantenían con él relaciones de amor-odio. Un tipo genial pero raro, muy raro. Con el que era complicado llevarse bien porque se sabía especial, diferente, elegido, superior. Un Líder de Acero, prototipo del Octopusmanager”, que atenaza con su enorme presión y no permite escapes de sus tentáculos. Cuando APPLE se libra de él al destituirle, descubre que no puede vivir sin el genio y de nuevo le recupera para opupar la máxima posición. El TOP alcanza así el status de SUPERTOP.

La otra parte de la obra se centra en APPLE. Como compañía APPLE deja mucho que desear en cuanto a su RSC. Muchos productos de APPLE se ensamblan en FOXCONN, una multinacional taiwanesa con fábricas en Asia, America y Europa que en total emplea a más de un millón de trabajadores.  Su fábrica más grande es el Longhua Science & Technology Park en Shenzhen (China), ciudad beneficiada por una política de “zona económica especial” en 1980, y APPLE es su principal cliente de dicha fábrica perteneciente a FOXCONN. El complejo fabril, es una auténtica ciudad con una extensión de 3 Km2 , limitada por un recinto amurallado dotado de extraordinaria seguridad y cámaras de vigilancia, que incluye 15 fabricas,dormitorios para los trabajadores, su propia red de televisión (Foxconn TV) y un centro neurálgico con supermercado.

Allí, unos 400.000 obreros (nadie sabe el número exacto) viven con jornadas de trabajo manual de más de 12 horas diarias. ¡Doce horas chinas!, como dice en su monólogo Daniel Muriel, quien, en tono de humor, equipara las doce horas chinas a unas ocho horas españolas debido a nuestras habituales pausas, cafés, cigarrillos, charletas, etc.

Los suicidios y las condiciones de trabajo llegaron a ser habituales. Un trabajador de 23 años de edad murió debido al exceso de horas de trabajo, trabajaba 60 horas a la semana. Sólo en el año 2010 catorce trabajadores se quitaron la vida arrojándose desde las azoteas. Ello dio lugar a que la Empresa pusiera remedio a estos lamentables hechos…, instalando redes de protección en las fachadas y estableciendo en el contrato de trabajo un compromiso firme de no suicidio. (Si, habeis leído bien.)

El hacinamiento en los dormitorios de los trabajadores, la eliminación inadecuada de residuos peligrosos y las condiciones de trabajo inseguras son descritos en su texto por Mike Daisey, tras su viaje a China para poderlo narrar en primera persona. Dicho texto (en su versión 2.0) se ofrece de forma gratuita en este link de su website.

Mike Daisey centra su dura crítica en la falta de Responsabilidad Empresarial tanto de APPLE como de su gurú Jobs, quien, paradójicamente, tanto amaba la perfección y la excelencia en todo lo relacionado con APPLE. ¿Acaso es que desconocía dónde y cómo se fabricaban sus “cacharritos”?

Pero Daisey va más lejos. Y a nosotros como consumidores de “cacharritos” de APPLE, ¿acaso tampoco nos importan esos pequeños detalles de fabricación?

Ay, amigos. No todo es pureza y transparencia en el blanco corporativo de APPLE. Como siempre, como en cualquier empresa, como en cualquier persona, incluido Mike Daisey, no es oro todo lo que reluce. El propio Daisey fue descubierto en calumnia y tuvo que reconocer y disculparse porque algunas acusaciones de su monólogo original se demostraron falsas de toda falsedad. Mike eliminó los excesos y reeditó su monólogo titulándolo versión 2.0.

Procuremos evitar lo más que podamos la demagogia de este discurso. Como me explicaba una colega china de GENERAL ELECTRIC SHANGHÁI, en esas zonas industriales del sur de China, los trabajadores proceden mayoritariamente del interior, de una agricultura casi medieval donde las condiciones de vida no son mejores. Se ofrecen voluntariamente para ganar dinero sin gastar nada en la fábrica-dormitorio. Quieren trabajar muchas horas sin apenas descanso ni vacaciones, para ahorrar y volver a su medio o iniciar otra vida en la ciudad.

Piensa, me decía, que China es más del doble que la Unión Europea en población y en superficie. En las desigualdades también. Hay grandísimas desigualdades, pobreza extrema y fortunas emergentes. Pero ¿es que no tenéis desigualdades en la Unión Europea?  ¿Son similares las condiciones de trabajo en Ukrania y en Holanda?

Los suicidios de la fábrica china de FOXCONN donde viven-trabajan más de 400.000 almas, aunque por diferentes motivaciones, no son en porcentaje más elevados que los suicidios en los superdesarrollados países nórdicos. Centrándonos en motivaciones de insoportable presión laboral, recordemos los repetidos suicidios en FRANCE TELECOM, corporación perteneciente a la élite empresarial de Francia.

No le falta parte de razón a Diana, nombre occidentalizado de mi colega china. Es un tema complicado con más de una verdad. Su discurso me hace pensar que no somos tan diferentes. Los consumidores ávidos de “cacharritos” fabricados bajo inaceptables condiciones laborales no sólo provienen de los explotadores países desarrollados. El lanzamiento del iPhone4 en China produjo enormes colas y disturbios en enero del 2012, hasta el punto que la compañía de Cupertino decidió suspender las ventas del terminal tanto en Pekín como en Shangai para garantizar la seguridad de sus clientes y empleados. Incluso esta decisión produjo lanzamiento de huevos contra la fachada de la tienda Apple y casi un motín ya que los consumidores fanáticos y los falsos compradores contratados por revendedores estaban enfurecidos.

Además no nos cebemos con APPLE, símbolo del consumo orientado al “mundo pijo”, limitando la crítica a esta Compañía. Además de APPLE, entre los clientes de FOXCONN se incluyen Samsung, Microsoft, Amazon, Asus, Hewlett-Packard, Dell, Intel, IBM, Lenovo, Motorola, Netgear, Nintendo, Nokia, Panasonic, Sharp y Sony Vizio. Es decir las principales marcas de electrónica de consumo como  teléfonos móviles, televisores, ordenadores, lectores de libros electrónicos, routers, consolas de juego, etc, etc.

Hasta ahora nos estamos refiriendo sólo a la unidad china de FOXCONN en Shenzhen, pero hay infinidad de grandes fabricantes chinos para productos electrónicos (y no electrónicos) donde las condiciones de trabajo dejan mucho que desear.

No sólo las multinacionales norteamericanas y europeas miran a otro lado, el del low cost, y se aprovechan de la explotación del régimen chino con sus ciudadanos. Como hemos dicho FOXCONN no es una fábrica china propiamente dicha, sino parte de una multinacional taiwanesa con más de un millón de empleados en 27  fábricas localizadas en China, India, Malasia, Brasil, Méjico, Hungría, Eslovaquia y la república Checa. Además tiene planes de expansión en Corea y en EEUU. No parece que a sus vecinos taiwaneses les importe mucho las prácticas laborales chinas, más bien se aprovechan de ellas.

Si a las multinacionales occidentales no les importa descapitalizar el tejido empresarial de sus países y elevar considerablemente el número de sus desempleados, al desplazar toda la producción a países low cost, ¿cómo pretendemos que prioricen las condiciones laborales de esos países en vías de desarrollo? Al contrario, nos argumentarán que están elevando su PIB, nos explicarán tres o cuatro parámetros económicos más, y en definitiva razonarán que están mejorando su nivel de vida, el de sus generaciones futuras y su economía emergente.

Es complicado y perturbador para nosotros, los consumidores. Nos pirran esos “cacharritos” maravillosos y además los reemplazamos raudos y veloces por el modelo posterior que sirve para lo mismo pero un pelín más perfeccionado tecnológicamente. Queremos que sea lo más barato posible y, cómo no, queremos operarios bien remunerados, trabajadores sanos y protegidos. Derechos humanos en pleno vigor. Sin embargo parece, tristemente, que no podemos tener ambas cosas. ¿Decidimos elegir en coherencia, o criticamos una de las dos opciones según el foro en el que estemos?

AUTORREFLEXIÓN:

Dime la verdad ¿estarías dispuesto a pagar el doble por los productos de consumo si te garantizaran que las condiciones laborales son aceptables?

Cuando compras café o cualquier otro producto sugeto con asiduidad a la explotación infantil u otra, ¿te fijas si tiene algún sello de producción responsable?

¿Por qué se critica más a APPLE que, por ejemplo,  a SAMSUNG?

TEMAS RELACIONADOS:

Ha muerto un “gurú”

—————————————————————————————————————————————-

No olvides suscribirte para recibir el próximo artículo, pincha aquí

Y si te ha gustado, pincha abajo los botones “Me gusta” = Facebook  y  “Twitealo” =  Twitter.


2 Responses to Pequeños detalles de fabricación que importan a pocos

  1. LUIS says:

    Evitemos la demagogia, Por que se tiende a criticar lo que es un exito total? Cuantos Apple existen? por favor empecemos por otros fabricantes y productos que seguro hay mucha tela que cortar….

  2. Lucia says:

    La sociedad evoluciona en su conciencia social igual que ahora la mayoria de las personas reciclamos, tambien al consumir un producto tendremos en cuenta su origen, fabricacion etc. Influye mucho la informacion disponible y por supuesto la legislacion e implicacion a nivel gubernamental… Queda mucho por trabajo por delante… Para que exista una cultura real de consumidor responsableo como bien tu dices en tu blog seamos Consumisables…

Dejar Comentario