loading

“Meritocracia” en relación al género

¿Está la “meritocracia” equilibrada con respecto al hombre y la mujer?

Si bien, como hemos visto en la entrada anterior, la “meritocracia” debe integrarse en el ADN de la empresa, el Management debería dedicar especial atención a la mujer en la organización a fin de evitar abusos de cualquier signo.

No hace tantos años que la mujer en España ni estaba en el Management, ni tenía opción en casi ningún ámbito profesional. Posteriormente el tema se centró en el papel de la mujer en el mundo del trabajo, pero la sociedad ha evolucionado y actualmente la mujer está tan incorporada a los estudios superiores y al trabajo que el debate se sitúa en un plano superior para conseguir la igualdad.

Centrándonos en las posiciones dentro del Management, que es lo que nos ocupa, la “meritocracia” aplicada a la mujer se encuentra en encrucijada hacia mayores cotas de igualdad y justicia, dado el pequeño porcentaje de la mujer en categorías directivas.

Los siguientes puntos, acontecen con frecuencia:

  a)    El acceso de la mujer a un puesto de dirección en competencia con otros candidatos varones requiere de un plus de sobreesfuerzo por parte de la mujer. Recuerdo el caso de una mujer familiar mío que tuvo que defender una presentación detallada sobre cómo iba a acometer los objetivos del puesto al que aspiraba, sin que esto mismo fuera requerido a los otros dos candidatos varones.

 b)    Hay muchos más hombres que mujeres en puestos directivos de la empresa, por lo que la valoración del desempeño de las funciones por parte de la mujer acostumbra a ser más duro. En otras palabras la visibilidad de la mujer le exige un extra de valía que le permita resaltar sus competencias.

 c)    La promoción dentro de la empresa a niveles de alta responsabilidad exige un extracoste a la mujer y precisa renuncias parciales o totales a ciertos aspectos de su condición intrínseca femenina.

 d)   Finalmente, la conciliación de la vida familiar y profesional suele tener un plus adicional en la mujer.

Si bien los puntos anteriores son realmente un hándicap para la mujer, su propio esfuerzo y la potenciación de procedimientos de integridad por parte del management para evitar discriminaciones, deberían ser los caminos correctos para seguir reduciendo el bajo porcentaje de mujeres en los puestos directivos.

Los partidos políticos en su afán de cosechar votos progresistas se empeñan en repartir posiciones para sus féminas en torno a un 50% forzado. Incluso el Gobierno ha promocionado la incorporación de la mujer a los consejos de administración de las empresas estatales y grandes corporaciones, mediante cuotas y en virtud de la llamada discriminación positiva. Ello supone aceptar que el fin justifica los medios. ¿Dónde queda entonces la “meritocracia”?

Parodiando a mi amigo Román, si yo fuera el presidente potenciaría los citados procedimientos de igualdad, comenzando por la igualdad de salarios para la misma función, y evitando todo tipo de discriminación incluyendo las cuotas y discriminaciones positivas.

 AUTORREFLEXIÓN

 ¿Mantiene tu empresa la igualdad de salarios para ambos géneros?

 ¿Conoces alguna situación de discriminación por razones de género?

 ¿Y los casos donde se explotan las “armas de mujer”?

 ¿Es más dura la competencia entre mujeres dentro de la empresa?

TEMAS RECOMENDADOS

Hay muchos ejemplos de estos temas en el cine norteamericano, sin embargo he elegido un film español auténticamente notable en cuanto a las relaciones personales y laborales dentro de la empresa y la conciliación. “El Principio de Arquímedes” (2004) de Gerardo Herrero con un magnífico guión de Belén Gopegui. Haced click en los dos links de abajo.

 

Según el informe RC OUTLOOK (Fundación Entorno – BSCD) las féminas representan en 2010 el 8,4% estos de sus consejos, cifra que, aunque inferior a la media europea (12%), supone un crecimiento del 7,2% respecto al año anterior.

El Ministerio de Sanidad, Política Social y Sanidad ha invitado a todas aquellas compañías interesadas en solicitar el distintivo ‘Igualdad en la Empresa’ 2011, que reconoce a todas aquellas compañías que destacan en la aplicación de políticas de igualdad de trato y de oportunidad con sus trabajadoras y trabajadores.

En su compromiso con la igualdad de oportunidades, Indra, la multinacional de TI número 1 en España y una de las principales de Europa, ha suscrito los Women’s Empowerment Principles, iniciativa puesta en marcha en 2010 por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM).


Dejar Comentario