loading

La Pirámide Invertida.

¿Está actualmente la pirámide empresarial trastocada? ¿Hasta que punto su base está bien valorada? ¿Son demasiados los niveles intermedios en la pirámide?

En 1983 el Presidente francés Mitterrand aceptó al arquitecto estadounidense de origen chino Leoh Ming Pei su proyecto de remodelación de la explanada del Palacio del Louvre. Se buscaba racionalizar el aluvión de entrada de visitantes al tiempo que se daba un aire de ultramoderno diseño arquitectónico al clásico palacio del siglo XVIII . Finalmente en 1989 fue inaugurada la obra. En el interior del vestíbulo subterráneo estaba situada la célebre pirámide invertida.

Dan Brown eligió este escenario como figura emblemática para su “best seller” El Código da Vinci (2003). Permitidme  lo cite como imagen de un fenómeno que se gestó en años precedentes y que a finales de los ´90 iba a transformar la sociedad y la cultura empresarial española. Me refiero al cambio que se está produciendo en la pirámide empresarial.

Tres “booms” sucesivos transformaron el tejido empresarial español en los ’90:

 

A)  El primer  “boom” es el de las Telecomunicaciones que, en paralelo con la telefonía móvil, inunda masivamente el mercado. El único operador  existente, Telefónica,  se liberalizaba en 1998 y entraban al mercado nuevas empresas nacionales y extranjeras.

Anteriormente, en 1994 también se acababa el monopolio en la telefonía móvil con la entrada de Airtel. Los valores en bolsa de los nuevos actores del sector de las telecomunicaciones se movían a ritmo vertiginoso.

Había que captar la máxima cuota de mercado en el mínimo tiempo, y ello obligaba a invertir cantidades ingentes en despliegue de red y en recursos humanos. Apresuradamente se captaban por docenas a recién titulados o profesionales con poca experiencia bajo sueldos sobredimensionados + incentivos + coche de alta gama + otros beneficios sociales. Una locura de inversión. No importa – se dijeron los TOPs – popularicemos el EBITDA (en español GAIIDA = Ganancias Antes de Intereses, Impuestos,  Depreciaciones y Amortizaciones), ratio financiero que mide el negocio operativo de la compañía antes de las cargas citadas. Era la forma “maquillada” de reportar beneficios obviando el endeudamiento generado.

Como es habitual, este nuevo mercado creado por varias grandes compañías, genera adicionales negocios indirectos en empresas auxiliares, y todo ello constituye el “boom”. La burbuja estaba servida pues los bancos prestamistas eran propietarios de una parte relevante del capital de dichos operadores. Inexorablemente el mercado se saturó a mediados de la década del 2000, e inmediatamente después la burbuja estalló y llegaron los EREs (Expediente de Regulación de Empleo).

  • ¿Es que estas Empresas no veían que este globo iba a durar sólo unos años: tres, cinco, …?

 

B)    El segundo “boom” a finales de los ’90 es el de las empresas .com “  y de las “TICs” (Tecnologías de la Información y Comunicación). Aunque el fenómeno de la llamada nueva economía es más relevante en USA, su impacto en España también va a afectar a la pirámide  empresarial. Los valores bursátiles se revolucionan. Nada “vale” lo que realmente “es”, y la ingeniería financiera adquiere su cenit. Es el apogeo de las fusiones y adquisiciones (“M&A” en inglés) y el auge de la globalización. Es, también el principio de la democratización de la inversión en bolsa para esa clase media que está viendo aumentar sus ahorros en la coyuntura del boom. También la burbuja de las “empresas .com” llegó a su fin y esta fiesta también se acabó. Recordemos el caso Terra en España.

  • ¿Están siendo también afectados otros valores no bursátiles?

C)  El tercer “boom” es el inmobiliario. Innecesario insistir en su enorme  impacto en España. La mayor burbuja entre las burbujas.

Tengo un amigo albañil, siempre que necesitaba una reforma en casa ahí estaba él. Recuerdo que en el año 2005 ya se daba cuenta que el batacazo tendría enormes dimensiones, pero una vez más la “oportunidad” tomaba protagonismo y no había empresa que renunciara a su parte del pastel.

  • ¿Pero, acaso las empresas y todos los actores sociales desconocían que la burbuja estallaría tarde o temprano?

En todos estos años las empresas han actuado como si el “momentum” de bonanza no fuese a terminar nunca. La espiral de fuerte crecimiento inicial termina saturándose en forma similar a las típicas estructuras piramidales. El juego piramidal es un divertimento matemático, sobre series basadas en poblaciones infinitas, que funcionan perfectamente mientras la población de que se trate no se agote. Desde el caso de los tulipanes holandeses en el siglo XVII, muchos son los fraudes económicos piramidales. Cuando la expansión se agota, unos pocos precursores en la cima se adueñan del dinero de otros muchos ingenuos de la base. Y asombra constatar como se repiten los casos a lo largo de la historia. Actualmente y en todo estamento, se potencia el concepto de “sostenibilidad” para evitar eventuales esquemas piramidales que, como digo, se repiten históricamente tanto en forma de fraude como por causa de un “boom” de mercado.

Esquema Piramidal

Pero dejemos la pirámide económica y volvamos a la pirámide empresarial que nos ocupa.

  •  ¿Cómo debería actuar la Gestión Empresarial en mercados “boom” para controlar el “momentum” y lograr que la Empresa sea sostenible cuando este cese?

 

Posiblemente los años de bonanza han contribuido a cierta evolución de la pirámide empresarial, la cual ha crecido apreciablemente en altura. Es decir, se han creado nuevos niveles intermedios de dirección, y en algunos casos también se han creado nuevas direcciones horizontales, multicanal, etc, con estructuras matriciales.

Y tras crecer en ambas direcciones, alto y ancho, la pirámide empresarial se engorda por el centro y comienza a convertirse en una pirámide invertida en cuanto al valor de sus componentes.

La actual crisis económica que arranca a finales del 2007 ha propiciado que esa “barriga” de la pirámide se convierta en grasa empresarial que ya no aporta el valor que tuvo durante las “vacas gordas”.

Por el contrario en la base de la pirámide los trabajadores de cuello azul son reducidos al máximo o incluso eliminados mediante lo que se ha dado en llamar deslocalización de fabricas, los administrativos están en extinción y en las oficinas becarios y recién titulados son contratados eventualmente o a través de ETTs (Empresas de Trabajo Temporal) con sueldos muy reducidos. Y así permanecen durante años, aunque sus conocimientos y valor para la empresa ya esté por encima de lo exigible.

En resumen podríamos estar asistiendo a un fenómeno por el cual el valor de los puestos de la base de la pirámide está aumentando en relación al valor de los puestos superiores. No obstante el abanico de sueldos no parece seguir esta tendencia sino todo lo contrario, cada vez los extremos del abanico se separan.

  • ¿Estamos asistiendo a una inversión de la pirámide empresarial?
  • ¿Se están quedando en la base muchas personas infravaloradas?
  • ¿Hay “overbooking”  de mandos intermedios?

 

AUTORREFLEXIÓN

¿Puedo mejorar mi posición en la pirámide de mi empresa?

¿Puedo incrementar el valor real que aporto en mis funciones?

Ya sé que nadie es imprescindible, pero… ¿soy necesario?

TEMAS RECOMENDADOS

La Pirámide Invertida del Museo del Louvre es clave en la trama del “best seller” The Da Vinci Code (2003)  – Dan Brown.

La Película del mismo nombre de Ron Howard estrenada en el 2006  fué considerada un bodrio por gran parte de la crítica, no obstante adjunto dos links para sano entretenimiento reflexivo:

A) Banda Sonora Original como fondo para este artículo:

http://www.youtube.com/watch?v=STGKXURMwAI&feature=player_detailpage

B) Escena final con bellos planos de la Pirámide Invertida del Museo del Louvre:


Dejar Comentario