loading

El Premio Nobel de economía no es un Premio Nobel

Recientemente se ha vuelto a conceder otro Premio Nobel de Economía 2014. Este hecho que se viene repitiendo todos los años me trae a la memoria la pregunta de aquel mordaz crítico de teatro que resumió su crónica en dos frases:

“Ayer se entrenó en el Teatro XXX de esta capital la obra “YYY”.     ” ¿Por qué?”

De la misma manera yo me pregunto:

Se acaba de conceder otro Premio Nobel de Economía.     ¿Para qué?

Un total de 889 personas y 22 organizaciones han recibido el Premio Nobel  desde su fundación en 1901 por Alfred Nobel, inventor de la dinamita.

He aquí los galardonados este año 2014

Desde dicha fundación hasta 1969 los Premios de la Academia Sueca estaban reservados a 5 categorías: física, química, medicina, literatura y paz. El Premio Nobel de economía nunca había existido hasta entonces.

Fue en el año  1969 cuando el Sveriges Riskbank patrocinó esta nueva categoría. En realidad no es un Premio Nobel propiamente dicho. La denominación oficial es “The Sveriges Riksbank Prize in Economic Sciences in Memory of Alfred Nobel”. Por eso no es un Premio Nobel original.

Incluyendo al francés Jean Tirole, premiado este año, son ya 75 los galardonados es economía. Con algunas reservas respecto  al Nobel de la Paz, que casi siempre muy discutido, se puede afirmar que los Premios Nobel han dejado huella, progreso, ciencia y desarrollo para el conjunto de la sociedad. ¿Se Podría decir lo mismo de los 45 premios de economía?

Al ser la economía una ciencia tan inexacta y debido a su altísimo contenido social las contradicciones entre sus teorías se han trasladado también a los Premios de la Academia Sueca. Tan meritorios parecen ser los premios a los defensores de escuela keynesiana como los otorgados a los defensores de la escuela liberal de Hayek.

Estos nudos gordianos de la economía los explica magistralmente el catedrático Julián Pavón (*)

Yo, como no soy economista, me hago uno lío impresionante leyendo a unos y otros. Termino pensando que tanto los unos como los otros no poseen toda la razón. Y es que la economía tiene dos serios hándicaps: uno que en economía 2 + 2 rara vez suman 4, y otro que cuando mueves una ficha del tablero económico para conseguir un beneficio desproteges varias otras que podrían producir un serio perjuicio, sin que podamos precisar cuál será el balance.

Por todo ello tengo mis reservas respecto a tanto estudio estrictamente económico que rodean por diestro y siniestro nuestras vidas personales y nuestros trabajos, porque los puros números no tienen en cuenta otras consideraciones.

A partir de la década de los 80 la economía tomó más poder en el Management. Con tal de presentar los mejores números todo era válido. Esta tónica fue seguida en todos los sectores, desde los bancos hasta la industrian pasando por los servicios. Y  pasó lo que pasó.

No digo que la economía no sea de capital importancia, pero no debe pasar por encima de la ética. Apartar u olvidar otras consideraciones por parte de los TOPs y los Managers poniendo la economía como único fin nos conduce a un capitalismo sin alma que, además, es insostenible.

(*) Curso “Instituciones, Economía y Política de la UE” de IEN/CEPADE en la ETSII de Madrid

TEMAS RELACIONADOS:

Managers trileros ante el cierre del año fiscal

Los indicadores que importan a la empresa (1/2)

—————————————————————————————————————————————-

No olvides suscribirte para recibir el próximo artículo, pincha aquí

Y si te ha gustado, pincha abajo los botones “Me gusta” = Facebook  y  “Twitealo” =  Twitter.


Dejar Comentario