loading

¿ Un “recall” para el euro ?

Muchos son los que ahora se descuelgan conque el euro fue creado con ciertas imperfecciones que actualmente ponen en riesgo su continuidad. Se argumenta que la moneda común sin políticas fiscales homogéneas entre los 17 países de la Eurozona puede desembocar en una Europa de dos velocidades, un final del euro o incluso un riesgo de desmoronamiento del proyecto común europeo. Los mismos dirigentes políticos que hace bien poco, cuando las vacas gordas, defendían la soberanía e independencia de cada estado y derrochaban en proyectos superfluos, ahora en vacas flacas claman porque el Banco Central Europeo inyecte dinero en abundancia y ponga orden y concierto en esta situación. O sea, con el agua al cuello la soberanía ya no es tan importante, y el estado del bienestar de los “ciudadanos-ratones” se desvanece mucho más que el de los “políticos-gatos”. (Ved la definición de “ciudadanos-ratones” y “políticos-gatos” en el video adjunto.)

Por eso es grave que actualmente haya serios rumores, incluso advertencias de un afamado premio Nobel de Economía, sobre el final del euro.

En lenguaje industrial sería una disyuntiva entre cancelar una línea de fabricación o lanzar al mercado un “recall” para retirar del mercado ciertas cantidades defectuosas y reemplazarlas por series libres de defecto. Bajo ese punto de vista es como si estuviéramos ante un “recall” del euro.

Un “recall” o retirada de productos del mercado ante un defecto que pueda poner en peligro a los usuarios es una operación de alto alcance que las grandes empresas ponen en marcha como mal menor, en aplicación de su responsabilidad social y evitación de riesgos mayores.

A lo largo de mi vida profesional en grandes firmas industriales he vivido varios importantes “recalls”. Me gustaría compartir con vosotros uno que se me antoja aplicable a esta situación del euro. Llevaba menos de un año desde mi incorporación a General Electric cuando, a raíz de los ensayos de rutina periódicos en una de nuestras fábricas, detectamos un defecto de calibración de ciertos aparatos eléctricos que habían sido suministrados  por miles a una compañía suministradora de electricidad (utility) en Chile. Este defecto, en circunstancias desfavorables podría no proteger de corrientes de demanda en exceso con riesgo de cortocircuitos incluso incendios. En aquellos días Jack Welch era no solo el máximo presidente ejecutivo de GE sino el “manager-gurú” más admirado del mundo, y el CEO de EMEA (Europa-MiddleEast-Africa) era Joaquín Agut, un español que había conseguido alto grado de confianza por parte de Welch quien le elevó a Responsable del Corporate European Council (CEC), encargado de coordinar las operaciones plurinacionales y las relaciones institucionales de GE en Europa, equivalente a primer ejecutivo europeo de GE, cargo que compatibilizaba con el de CEO de GE Power Controls Europe (!).  Adjunto un video más reciente de Welch sobre los tipos de managers.

Como fácilmente podéis entender en estas circunstancias un “recall” de miles de aparatos, ya instalados en multitud de viviendas y edificios del sector terciario, fuera de España y afectando a la Utility más importante de Chile y a sus clientes, no era precisamente el “report” que Jack deseaba recibir de su amigo Joaquín, quien apuntaba alto para mayores responsabilidades en USA.

Los aparatos defectuosos pertenecían a la familia de productos bajo mi responsabilidad de Product Management.  Y Joaquín tuvo una idea propia de auténtico Manager con mayúscula, un huevo de Colón de esos que no se estudian en las escuelas de negocios. Visionó un “recall” que dejara absolutamente limpia la responsabilidad de GE pero sin impacto ni visibilidad más allá de la utility chilena. Sin más definición de estrategia de ejecución y detalles tácticos, pues es bien sabido que los buenos Managers exigen el objetivo pero dejan a sus colaboradores la libertad de ejecución para alcanzarlo… O sea, que solo necesitaba alguien que llevara a cabo esa “misión imposible”, y eso sí quedó definido.

Joaquín me trajo a GE, y debía confiar en mí más de lo que yo mismo pensaba, porque me asignó la misión en compañía del Sales Area Manager a cargo de LatinAmérica.

Y así es como mi amigo Josep María y yo nos embarcamos a Chile por una semana. En el fondo íbamos felices, nos enorgullecía ser seleccionados  como el comando de “Salvad a soldado Brian”. En fin, para no aburriros con detalles, os resumo que, comunicando correctamente el problema conseguimos un acuerdo de solución con la Utility, quien aceptó reponer “in situ” los aparatos afectados bajo coste asumido por GE a través de compensación económica en futuros pedidos.

Josep María y yo nos pusimos morados de ostiones en Chile.  No, no es lo que estáis pensando, me refiero a ciertos moluscos que allí llaman así, y que enchilados están riquísimos. Y afortunadamente la misión fue un gran éxito, pues de otra forma GE habría tenido que lanzar un “recall” oficial con comunicaciones en los medios y los intangibles que ello conlleva.  Aparte del impacto del gran jefe Joaquín ante su amigo Welch.

Este “no-recall” con final feliz nos conduce a varias observaciones:

-       Seguir procedimientos standard corporativos es una buena práctica, siempre que no anule la genialidad del Manager para imaginar soluciones extraordinarias ante casos de excepción.

-       Todo “recall” precisa un concienzudo plan de ejecución, junto con planes de contingencia

-      En cualquier caso, las empresas deben asumir con responsabilidad sus errores. Un “recall” tiene impactos intangibles, pero mediante una buena y honesta comunicación los clientes profesionales terminan valorando la ética y responsabilidad de las empresas que lo asumen.

 

Os cuento esta historia porque me parece como si Europa estuviera en una situación parecida: el producto defectuoso es el euro. Además se piensa que Grecia podría abandonar el euro, o sea un “recall” en Grecia. Pero ello también podría llevar consigo nuevos “recalls “ en España, Italia, … Y en unos meses la confianza de los malvados mercados podría conducir a un desplome del euro y fin del proyecto, con el aplauso enfervorizado de la libra esterlina y el dólar USA.

¿No sería bueno se pusieran de acuerdo las partes afectadas y resolvieran el desaguisado sin llegar al “recall” ???

¿Cómo tardan tanto los líderes europeos en encontrar la solución genial fuera de los procedimientos standard e interminables de la Eurozona ???

Decía más arriba que siempre hay que diseñar un plan de contingencia o plan B, y os preguntareis cuál es el que se diseñó en mi historia.

En el caso del “no-recall” chileno por supuesto que GE tenía plan B. En aquel entonces el juez Garzón había conseguido la retención en el Reino Unido del general Pinochet encausado por delitos contra la humanidad.  Poco antes de que Josep María y yo marcháramos a Chile, el jefe nos dijo: “No os preocupéis, si la cosa deviene en mayores os canjeamos por Pinochet…”

 

AUTORREFLEXION:

 ¿Podéis aportar historias de retirada de productos donde hayáis intervenido?

¿Qué nivel de dirección debe aprobar el lanzamiento de un “recall”?

¿Qué riesgos o razones son los que hacen obligatorio un “recall” como caso de Responsabilidad Social Corporativa?

 


2 Responses to ¿ Un “recall” para el euro ?

  1. rafa Cámara says:

    Unmanager , Me parece muy interesante actualización la tuya. Sin duda la organización empresarial ha cambiado mucho, con más democracia, más trabajo en equipo. más comunicación y participación. Todo eso es positivo, sin embargo estos nuevos estilos de dirección proporcionan coartada a los malos managers para abdicar de sus responsabilidades de decisión y actuación. Hablaremos más en detalle de este error de management en próximos posts.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Rafael

  2. unmanager says:

    Se nota que tu historia transcurrió hace años. Hoy no pasaría así, porque en las grandes corporaciones hay más jefes en estructura matricial y ninguno tomaría esa decisión a no ser en una teleconferencia para que todos quedaran responsables en un acuerdo común sin arriesgar su culito.
    En el caso de GE actualmente se involucraría al Departamento Legal y otros cuantos responsables, estableciendo un protocolo mediante varios ficheros .ppt, que habría que aprobar asímismo en tanda de teleconferencias diarias. La consiguiente demora podría provocar indefinición, inseguridad y consiguiente irritación en el cliente, cuyos managers al ver peligrar su culito lo pasarían a su Departamento Legal.
    Todos los managers involucrados están satisfechos de su actuación, mientras este conflicto con repercusión importante y gastos sustanciales sigue su curso durante meses, o incluso años…

Dejar Comentario