loading

Lo siento, me he equivocado, No volverá a ocurrir.

La declaración del Rey Juan Carlos I de España el 18 de abril de 2012 pasará a la historia por singular e inédita:

Lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir…”

 Estas palabras de disculpa de un rey cabizbajo, tras su inaceptable proceder al marchar de vacaciones a cazar elefantes en Boswana durante uno de los peores momentos por los que discurría la crisis en España, nos brinda la oportunidad de trasladar su ejemplo a la Regeneración del Management en dos puntos de interés:

A)    La gran importancia que cobran las nuevas tecnologías de la comunicación y el poder de las redes sociales en el panorama actual.

 B)    Los Managers ganan prestigio y credibilidad en su entorno laboral cuando reconocen errores y asumen la responsabilidad de sus acciones y resultados, así como los de su equipo.

El primer punto es una prueba más de la revolución pacífica que proporcionan las nuevas tecnologías en manos de la sociedad. La redes sociales facilitan en minutos la difusión popular de hechos, noticias y conceptos. Constituyen una gran esperanza para avanzar en la implantación de las políticas de RSC, y potenciar un nuevo vector de influencia en la competitividad de las empresas.

En efecto, la noticia, que habría pasado inadvertida, quedó al descubierto por un desgraciado accidente imposible de ocultar a los medios, y fue entonces cuando las redes sociales lo propagaron a la velocidad de la luz. No sólo no pudo ser tapado, sino que las críticas se dispararon en tal cantidad que se consideró necesaria una insólita declaración de disculpa. He aquí el poder de la ciudadanía mediante las redes sociales.

Por todo esto la transformación de los ciudadanos de consumidores a “CONSUMISABLES” es crucial para impulsar la Regeneración del Management en aquellas empresas que incumplan criterios de RSC.

El segundo punto se encuadra en el capítulo que dedicaremos más adelante al “OCTOPUSMANAGER”. Es normal que los Managers se equivoquen a veces, como cualquier ser humano. Sin embargo el reconocimiento de errores es prácticamente inexistente entre los Managers en general y menos aún entre los “TOPs”. Es algo prohibido, algo que nunca se debe reconocer. Todo lo contrario, la técnica habitual es la justificación, la excusa y el razonamiento exculpatorio.

Es cierto que hay managers especialmente hábiles para justificar lo injustificable con discursos bien estructurados. La buena dialéctica política es aquella que sabe defender un concepto y su contrario. Y ello es uno de las “skills” o habilidades muy apreciadas en un buen manager. Sin embargo, cuando esas habilidades se emplean en la justificación de malas prácticas, en trasladar toda la responsabilidad a sus colaboradores, o en repartir “el marrón” entre otros colegas, debería quedar patente que la catadura moral del directivo no ha pasado inadvertida y su inmediato jerárquico debería desautorizar ese estilo de dirección, con ejemplar señalamiento para evitar que siente cátedra en la cultura empresarial de la compañía.

Lo iremos viendo en próximos capítulos.

AUTORREFLEXIÓN

¿ Está el reconocimiento de errores de los Managers reñido con el concepto de liderazgo?


One Response to Lo siento, me he equivocado, No volverá a ocurrir.

  1. Andres says:

    Me ha gustado que dentro de la RSC se desarrolle un tema como la necesaria regeneración de los directivos ya que las empresas las gestionan personas y reconocer los propios errores significa crecer, evolucionar.

Dejar Comentario