loading

Hombres de empresa (1/2)

Hace días escuché lamentarse al profesor Carlos Rodríguez Braun porque las películas sobre negocios y economía habitualmente no dejan en buen lugar al empresario que casi siempre es una figura egoísta, explotadora y malvada. Hay honrosas excepciones, como por ejemplo “La Lista de Schindler(1993), historia de un empresario comprometido que se expone frente sus compañeros nazis para salvar vidas de personas judías. Salvo en algunos films como este, repito, los empresarios a menudo aparecen como los malos de la película, nunca mejor dicho.

El Dr. Rodríguez Braun es un liberal a ultranza, un ultraliberal podríamos decir, lo cual muchos prefieren entender en sentido peyorativo, pero no es mi caso, que me refiero al significado científico según la RAE del prefijo “ultra”: ultraligero, ultrasonidos, etc. Es decir “más allá de”. Como el profesor  es un tipo culto y divertidísimo, siempre que puedo sigo sus artículos en la revista “La Actualidad Económica” y sus intervenciones en los programas de Carlos Alsina y Carlos Herrera en la emisora “Onda Cero” , y es que en sus múltiples libros, artículos y como comentarista en radio y televisión explica las noticias económicas y defiende sus discutibles posiciones con un envidiable buen humor. Un profesor auténticamente fuera de serie que, además de todo lo antedicho, canturrea bastante bien y en varios idiomas todas las mañanas en la radio, lo cual es para sorprenderse y admirarle.

Sin embargo no debería extrañarle a él ni a nadie, que haya denuncias, en el cine también, ante la falta de ética y de decencia en que han incurrido numerosos hombres de empresa ante infinidad de casos que todos tenemos en nuestra memoria y que nos han conducido a la situación actual de crisis.

Como vengo defendiendo, es cómodo y políticamente correcto inculpar a  las instituciones (la banca, los reguladores, las agencias de calificación, …)  y a la condición humana (la codicia, el poder, la ambición desmedida, …) de las causas de esta crisis. Sin embargo detrás de todo ello hay personas con nombres y apellidos.

Hace pocos días asistí a un coloquio organizado por la publicación ETHIC sobre la película “Too big to fail” (2011), basada en el best-seller de Andrew Ross Sorkin. Intervinieron con su brillantez habitual el filósofo Fernando Savater y el catedrático de economía de la empresa Emilio Ontiveros. La película relata cómo estalló la crisis del 2008 y sugiere la forma de proceder de muchos TOPs responsables de Wall Street, de sus empresas y del gobierno de Washington. Ellos, los personajes,  poseen las claves de la situación. Uno de los poderosos que aparece en la película como extensión del problema a la empresa industrial y sin implicación negativa es Jeff Immelt, el actual CEO de GENERAL ELECTRIC: “…si no podemos financiar nuestras operaciones, todas las empresas de los EEUU unidos cerrarán” (minuto 54 en este link de la película completa en español). Pero otros líderes no salen tan bien parados, y su “liderazgo”  queda desmitificado ante el caos producido.

Se inserta aquí abajo una de las escenas claves para entender la crisis. Y en este link la personal crítica del mencionado Dr. Rodriguez Braun

Si me permitís la generalización, hablando de empresarios, los hay honestos que luchan por su empresa y los puestos de trabajo pero también existen empresarios que obran por engordar sin límite su patrimonio vía beneficios como misión prioritaria de su empresa, aunque no documentada ni declarada, como verdad desnuda inconfesable. (¿Os acordáis de aquel divertido sketch de Martes y Trece?) Lo dicho para empresarios es igualmente extensible a Managers y Tops vía incentivos y bonus extrasalariales.

(Continuará)

———————————————————————————–

No olvides suscribirte para recibir el próximo artículo, pincha aquí

Y si te ha gustado, pincha “Me gusta” y  “Compártelo” en Facebook y Twitter.


2 Responses to Hombres de empresa (1/2)

  1. Lambru says:

    Efectivamente en la viña del señor hay de todo, como los trabajadores que los hay responsables
    y cumplidores también hay empresarios de la misma forma, pero………con la excusa de la crisis
    muchos se están aprovechando y haciendo horrores, exprimiendo al trabajador y por favor si
    nos referimos a los famosos dirigentes de los empresarios, entonces si que hay que llorar y
    por cierto dan un ejemplo escalofriante como personas y como empresarios.

    • Rafa Cámara says:

      Tienes razón Lambru.
      No sólo en el colectivo de los trabajadores también hay de todo, sino en los sindicatos que deberían estar más bajo procedimientos y controles. Fíjate la que hay armada en Andalucía con asuntos vergonzosos de corrupción sindical que debemos titular como supuestos casos de corrupción y que , ya verás como quedan sobreseídos, prescritos, olvidados después de varios años de procedimiento infinito y juicio que con los recursos llevará 10 años más. Como asímismo pasa con los grandes personajes del poder.

Dejar Comentario