loading

Bajo esta óptica algo se ve sucio

Orencio Vazquez, director del Observatorio de la RSC, presentó ayer en Madrid  la undécima edición del informe “La RSC en las memorias anuales de las empresas del IBEX35”.

Os resumo que se advierten avances moderados en la transparencia sobre aquellas nuevas materias de obligado cumplimiento, como es lo referente al gobierno corporativo. Sin embargo sigue siendo desalentador comprobar la inexistente, o irrelevante información cuando aparece, sobre las actividades en paraísos fiscales, impuestos pais-pais, corrupción y puertas giratorias, así como respecto a las actividades de lobbies y libre competencia.

Admiro la labor de los profesionales y estudiosos de la RSC que trabajan sobre estos importantes conceptos desde una óptica elevada, rigurosa y académica, como es el caso del mencionado Observatorio, así como otras muchas organizaciones y personas cuyos nombres no hace falta citar por ser bien conocidos para todos los que estamos presentes en estos foros, las cuales, desde distintas filosofías, posiciones y funciones, incorporan su propio sumando en la divulgación e implantación de la RSC.

También me merece tremendo respeto el coraje de aquellos profesionales que dentro de las Corporaciones y Empresas luchan contra viento y marea por llevar a cabo políticas de RSC.

No obstante desearía hoy llamar la atención sobre los que ni están ni se les espera, sobre los Managers y TOPs que no quieren enterarse de esta problemática empresarial. Son esos Manager y TOPs de empresas, tanto grandes como pequeñas, que pasan por alto los mínimos requerimientos de respeto para sus otros compañeros, trabajadores,  proveedores e incluso clientes, menos aún para el medio ambiente y la sociedad en general. Todo ese entorno que, en el ecosistema de la RSC que ellos ignoran, se denomina grupos de interés o stakeholders .

Me referiero a algunos casos de malas prácticas de baja intensidad pero tan llamativos que pueden servir de ejemplo y acicate para despertar conciencias en estado de siesta permanente.

Sirva de ejemplo el anuncio que MULTIOPTICAS ha lanzado en los medios. Aquí lo comparto para asombro de aquellos que aún no hubieran tenido la ocasión de conocerlo.

Tras toparme con semejante despropósito en la pantalla de mi televisor, me preguntaba la otra noche ¿qué concepto de la ética y de dignidad humana pudiera tener el Manager de la agencia de publicidad que ha recomendado este bodrio al cliente?, ¿qué idea de responsabilidad social podía albergar la mente del TOP de esta cadena de ópticas que ha autorizado y financiado tamaño insulto al buen gusto, la educación y la dignidad?

Se da la circunstancia que MULTIOPTICAS es una sociedad cooperativa con más de 500 establecimientos en todo el territorio nacional.

Me seguía preguntando ¿qué opinarían los cooperativistas de este spot? ¿creerían que es un medio aceptable para aumentar su mercado?

 ¿Y los clientes? ¿Qué decisión tomarán los clientes? ¿Les apetecerá contribuir al éxito de una campaña así, o reaccionarán como consumisables, es decir, consumidores responsables eligiendo cualquier otra de las múltiples ópticas competidoras que puede encontrar a pocos metros?

La mañana siguiente leí en el periódico la reacción que varias mujeres lideradas por la actriz Yolanda Domínguez han desarrollado en 3 de estos comercios, 2 en Madrid y 1 en Sevilla, para denunciar tal estilo publicitario. ¡Bravo por esas falsas meretrices! Hay que desmontar acciones empresariales impresentables. Para que los interesados con influencia despierten de su siesta y reflexionen sobre el impacto de sus acciones más allá del resultado económico. Tampoco en la empresa el fin justifica los medios.

Ah, y los interesados con influencia no solo son los TOPs y Managers de las empresas. Somos también los consumisables, por ejemplo: tú y yo.

—————————————

No olvides suscribirte para recibir el próximo artículo, pincha aquí

Y si te ha gustado, pincha “Me gusta” y  “Compártelo” en Facebook y Twitter.


Dejar Comentario