loading

Ruta turística por la Regeneración

La ONG Transparencia Internacional estableció la semana pasada que el Indice de Percepción de la Corrupción (IPC) de España en 2013 ha retrocedido 10 puestos en el ranking global entre 177 países hasta el lugar número 40 por delante de Cabo Verde. El peor puesto entre los principales países de la Unión Europea.

Para más inri durante la pasada semana se han rebasado en los medios españoles todos los records en cuanto a noticias, juicios y  comentarios relativos a malas prácticas y corrupciones.

 No es necesario ni mi intención recopilar aquí dichos casos. Sólo me permito, con vuestra venia, citar aquellos que están más relacionados con el leitmotiv de este blog,  y que impactan por su alto nivel de escándalo:

a)   La supuesta “contabilidad B” en el seno del Partido en el Gobierno.

b)   Las facturas falsas, los EREs irregulares y el paradójico pedido a un proveedor asiático por parte de la UGT para 700 carteras copiadas a Salvador Bachiller y pagadas con 100.000 euros destinados a publicidad de planes de formación para desempleados.

c)  El ingreso en prisión de Díaz Ferrán hace 12 meses, quien fue Presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y terminó acusado de vaciamiento patrimonial del Grupo Marsans. Así como el poco edificante caso de Arturo Fernández, no el actor sino el empresario, el Vicepresidente de la CEOE quien, después de haber negado toda culpabilidad, finalmente ha pagado una multa de 700.000 euros a la Seguridad Social para responder por haber pagado en negro una parte del sueldo a los trabajadores del Grupo Cantoblanco.

Estos ejemplos se enmarcan dentro de los más altos niveles de dirección del tejido empresarial del país. TOPs  y Managers del partido del gobierno y de las cúpulas sindicales y empresariales están acusados, y algunos han sido condenados por retribuir parcialmente en negro, por “contabilidad B”, por facturas falsas, por desvío de subvenciones y por acciones en pro de la falsificación y productos pirata, lo cual deja en evidencia hasta que punto se ha perdido el norte de la ética y la decencia.

Cuando personas del Partido del Gobierno y de los máximos representantes empresariales y sindicales actúan en aras de maximizar ciertos beneficios, anteponiendo sus rentabilidades a cualquier otra consideración, sus superiores o sus órganos de gobierno no pueden mirar a otro lado argumentando la presunción de inocencia en forma cínica  a pesar de la evidencia. Deberían exigirse consecuencias y responsabilidades personales.

¿Qué credibilidad ostentan? ¿Con qué autoridad pueden esperar una responsabilidad social, fiscal e incluso legal a sus representados?

La regeneración de estos altos niveles de dirección es condición previa y sine qua non para la recuperación de la ética y la decencia perdida en tantos casos y niveles de dirección, lo cual queda patente en el IPC de la ONG mencionada al principio.

Son muchos los ejemplos de fraudes, malversación, corrupción y, en el mejor de los casos, despilfarro por parte no sólo de los políticos y gestores públicos que los han decidido, sino también de todos los empresarios y profesionales que los han ejecutado pensando únicamente en su propio beneficio. Para hacerlos patente la coalición Compromís de la Comunidad Valenciana, ha fletado un autobús y creado una ruta turística alternativa que recorre los escenarios del despilfarro dentro de sus provincias. Es la “Ruta de la Corrupción”. El autobús recorre las millonarias inversiones de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la depuradora de Emarsa, el aeropuerto sin aviones de Castellón que costó 150 millones de euros para nada, etc. Es una acción puntual de denuncia, pero no me extrañaría se convirtiera en un negocio de éxito popular y se extendiera a otras comunidades autonómicas donde los desmanes no han sido menores.

Video: La Vanguardia.com / 8-12-2013  (Atención: Este video exige Flash Player = No visible en iPad /iPhone/ WP8 )

———————————————————————————–

No olvides suscribirte para recibir el próximo artículo, pincha aquí

Y si te ha gustado, pincha “Me gusta” y  “Compártelo” en Facebook y Twitter.


Dejar Comentario