loading

Política de Integridad en el sector financiero.

  1. ¿Tiene implantada la Empresa una política de integridad y buenas prácticas?

Continuamos el pilar #1 “INTEGRIDAD” reflexionando sobre el sector financiero. Los bancos son también empresas. Y sus managers responsables de la gestión realizada. Me gusta la definición de la crisis actual según lo resume Nouriel Roubini (*): “una burbuja de crédito masivo que ha dejado a la economía con un enorme endeudamiento, reduciendo la demanda y provocando un desempleo record acompañado de salarios mucho más bajos”.

Muchas cajas de ahorros y algunos bancos de España han contribuido poderosamente a esta situación al financiar alegremente obras públicas de Comunidades y Ayuntamientos, muchas de ellas superfluas por la deuda que generan, y al conceder multitud de créditos para construcción y adquisición de viviendas por valores que ahora han caído y generan pérdidas cuantiosas en los activos de dichas cajas y bancos. A ello se suma la disminución de negocio en las empresas y el aumento del desempleo en los particulares, con mayores impagados lo cual conduce a una exagerada exposición de las cajas y bancos a la deuda pública y privada de empresas y particulares.

Todo esto sin mencionar el impacto de la deuda soberana de España y otros países como Grecia en los balances de los bancos españoles, si bien por fortuna este factor es de menor volumen.

No están en mejor situación los bancos europeos, aunque en este caso el problema es su gran exposición a la deuda soberana de Grecia y otros países del sur de Europa.

Hoy se celebra una cumbre de la Unión Europea donde se prevé decidir tres importantes puntos:

a)    Aceptar una importante quita sobre la deuda griega que podría alcanzar el 60%.

b)    Recapitalizar bancos europeos inyectando más de 100.000 millones de euros.

c)    Establecer un fondo de rescate europeo de 1 billón de euros.

 Mientras me pregunto si tiene sentido que, para recapitalizar el sistema financiero, sean los Estados los que aporten los fondos mientras la deuda de esos mismos Estados no se tiene en pie, os sugiero reflexionar sobre los siguientes puntos:

            1)   Los TOPs financieros tienen cuota importante de responsabilidad en esta hecatombe. No obstante en vez de  estar ante los tribunales de justicia , como algunas voces denuncian, la realidad es que los ejecutivos de las cajas de Ahorros en España han visto subir sus emolumentos y prevendas escandalosamente.

                2)   Las medidas de ajuste de la crisis serán sufragadas mayormente  por los contribuyentes europeos a través de sus impuestos.

Tomando el sector financiero como ejemplo especialmente relevante, es claro que una correcta aplicación de la Política de Integridad en estas entidades habría impedido no sólo los abusos producidos internacionalmente sino además el enriquecimiento de sus promotores. Es por esto que la Política de Integridad elevada a los principios de la Empresa en general constituye el pilar #1 de la Regeneración del Management.

Y esta regeneración debe fluir por toda la pirámide empresarial, con especial énfasis en los Managers de nivel intermedio, que deben analizar hasta qué punto la obediencia debida es, en conciencia, un deber. Como no se trata de afrontar acciones temerarias o heroicas, la táctica recomendable en estos casos es conseguir apoyos liderando propuestas alternativas a las directrices oficiales en forma ordenada y constructiva, y siempre buscando lo mejor para la Empresa.

Me gustaría preguntaros qué experiencias al respecto son de vuestro conocimiento.

 Un íntimo amigo mío suele apostillar: “Si yo fuera el Presidente obligaría, legislaría, …”

Pues bien, parodiando a mi amigo, dejadme apostillar: “Si yo fuera el Presidente aprobaría una ley que obligara a todos los TOPs de las Entidades Financieras y/o Empresas con aportación de fondos públicos a  responder judicialmente no sólo ante asuntos mayores como malversación de fondos, falsedad en documento público, etc, sino también ante toda falta de integridad.

 (*) Nouriel Roubini es profesor en la Universidad de Nueva York

AUTORREFLEXIÓN

¿Deberían ser imputados ante la justicia los TOPs y managers de empresas con participación pública que con sus actuaciones hubieran perjudicado las arcas públicas?

¿Deberían someterse a control del correspondiente organismo financiero del Estado los bonus y repercusiones extrasalariales de los  TOPs y managers cuando su gestión en dichas empresas públicas o semipúblicas pudiera haber conducido a  pérdidas de fondos públicos?

Busca ejemplos en los que la maximización del beneficio en la empresa privada pudiera conducir a daños sociales que termina pagando el contribuyente.

TEMAS RECOMENDADOS

Italia es la tercera potencia económica de la Eurozona y actualmente se encuentra en entredicho por su elevadísima deuda pública que supera el 100% de su PIB.

Si en medio de esta crisis financiera, Italia también se cae, el euro se derrumbaría con terribles consecuencias para la Unión Europea.

Un manager de altura, en este caso director de orquesta, me estoy refiriendo al maestro Ricardo Muti, galardonado la pasada semana con el Premio Principe de Asturias a las Artes, protagonizó en la Opera de Roma una emocionante toma de conciencia.

​El pasado 12 de marzo, Italia festejaba el 150 aniversario de su creación y en esta ocasión se representó en Roma la ópera Nabucco, de Giuseppe Verdi, dirigida por el maestro Ricardo Muti.

Nabucco evoca el episodio de la esclavitud de los judíos en Babilonia, y el famoso canto “Va pensiero” (“Vuela Pensamiento”) es el canto del coro de esclavos oprimidos. En Italia, este canto es un símbolo de la búsqueda de la libertad (en los años en que se escribió la ópera, Italia estaba bajo el imperio de los Habsburgo).

Tras la representación Ricardo Muti, declaró al “Times”:

“La ópera se desarrolló normalmente hasta que llegamos al famoso canto “Va pensiero”. Inmediatamente sentí que el público se ponía en tensión. Se podía sentir la reacción del público ante el lamento de los esclavos que cantan: “Oh patria mía, tan bella y tan perdida.”

Cuando el coro llegaba a su fin, el público empezó a pedir un bis, mientras gritaba “Viva Italia” y “Viva Verdi”.

A Muti no le suele gustar hacer un bis en mitad de una representación. Sólo en una ocasión, en la Scala de Milan, en 1986, había aceptado hacer un bis del “Va pensiero”.

“Yo no quería hacer un bis. Tenía que haber una intención especial para hacerlo” – dijo Muti – En un gesto teatral, Muti se dio la vuelta, miró al público y a Berlusconi presente en el teatro, y se oyó que alguien entre el público gritó: “Larga vida a Italia!”. Muti dijo entonces:

“Sí, estoy de acuerdo: “Larga vida a Italia”, pero yo ya no tengo 30 años, he vivido ya mi vida como italiano y he recorrido mucho mundo.

Hoy siento vergüenza de lo que sucede en mi país. Accedo, pues, a vuestra petición de un bis del “Va Pensiero”. No es sólo por la dicha patriótica que siento, sino porque esta noche, cuando dirigía al Coro que cantó “Ay mi país, bello y perdido”, pensé que si seguimos así vamos a matar la cultura sobre la cual se construyó la historia de Italia. En tal caso, nuestra patria, estaría de verdad “bella y perdida”.

Muchos aplausos, incluidos los de los artistas en escena. Muti prosiguió.

“Yo he callado durante muchos años. Ahora deberíamos darle sentido a este canto. Les propongo que se unan al coro y que cantemos todos el “Va pensiero”

Todo el teatro se levantó. Y el coro también. Fue un momento mágico.

Y es ejemplo de como un Manager puede liderar al equipo para defender un concepto ante los TOPs.

En el siguiente video se puede vivir ese momento mágico, lleno de emoción.

Con mejor sonido y escenografía os invito a ver el video de abajo:


Dejar Comentario