loading

¿ “Mentoring” o BLV ?

Leo en un diario (ver aquí la noticia del Huffingston Post) que un becario de 21 años ha muerto después de trabajar de forma exhaustiva durante 3 días seguidos en la sucursal londinense del Bank of America.

Moritz Erhardt, que había finalizado sus estudios en la Universidad de Michigan en mayo, estaba realizando un programa de prácticas y solo le quedaban 7 días para finalizarlo. Después de trabajar tres días seguidos, llegó a su residencia de estudiantes y se dio una ducha, cuando presuntamente sufrió un ataque epiléptico y falleció.

El suceso ha despertado una gran controversia en los medios británicos, y varios banqueros han relatado que algunos jóvenes trabajan de forma voluntaria 14 horas al día o más de 100 horas a la semana con la intención de progresar en la empresa.

La competitividad en la viven nuestros jóvenes universitarios hoy es abrumadora. Años atrás la posesión de un título universitario abría las puertas para un puesto de trabajo más o menos en consonancia profesional y económica con las expectativas del esfuerzo realizado. Hoy en día los estudiantes de últimos cursos o los recién titulados se dan con un canto en los dientes si consiguen un trabajo en prácticas o una beca de las que ofrecen las grandes empresas en colaboración con los centros de enseñanza. Dentro de esos afortunados becarios he conocido holgazanes y perezosos que acudían al trabajo en plan rutinario y cansino pero también he visto auténticos leones en entusiasmo, proactividad y ganas de ganarse un puesto en la organización.

No todas los tránsitos anodinos de algunos becarios por las empresas son sólo fruto de su propia desidia. Justo es decir que la actitud del jefe respecto a los becarios recién llegados es de importancia capital. Hay mucha dejación por parte de aquellos que deberían tomarles de la mano y guiarles en el aprendizaje. Tanta es la presión actualmente, tanto el compromiso inalcanzable, tantas las tareas simultáneas, que no queda tiempo para ocuparse del nuevo, menos aún de quien seguramente desaparecerá para siempre tras las prácticas.

Cuando eres joven y tienes la fortuna de encontrar un mentor que disfruta con serlo, que transmite sus habilidades, enseña a través de sus experiencias y comunica su know-how, lo normal es que se produzca una explosión de común entusiasmo que se realimenta con la práctica cotidiana hasta convertir al joven inexperto en un auténtico profesional. Pero esto ya no es tan habitual. La práctica imperante hacia el becario o “el nuevo” suele ser la política del BLV = Búscate La Vida.

No es de extrañar que desde hace años muchos jóvenes adopten actitudes de “ejecutivos-agresivos” y extremen sus cometidos y atribuciones para progresar competitivamente en la empresa. Lo cual a veces se paga caro, como el joven Moritz, protagonista de la noticia comentada al principio.

La muerte de Moritz puede que sea un caso aislado y fortuito, pero ¿cual fue la causa de los 44 suicidios de empleados de France Telecom entre 2008 y 2010? Se atribuyó al exceso de presión, de competitividad interna y stress en el entorno de la compañía, y France Telecom terminó en los tribunales por acoso moral en el trabajo, y Didier Lombard, su Director General fue cesado.

Dejémoslo aquí, porque el acoso moral en el trabajo es otra historia, como decía Moustache el divertido camarero de la película  de Billy Wilder, Irma la Dulce (1963), cuando iniciaba sus imaginarios relatos concluyéndolos con su repetida frase “pero eso es otra historia…”

                                          

Si no estás suscrito no olvides pinchar aquí para recibir el próximo artículo.  Y si te ha gustado, pincha “Me gusta” y  “Compártelo” en Facebook y Twitter.


One Response to ¿ “Mentoring” o BLV ?

  1. glasal says:

    Triste pero cierto. Cada uno no solamente en el trabajo va a su ritmo y los demás BLV, que pena.

Dejar Comentario