loading

5 recomendaciones ante sospechas de cambio profesional forzado

En los últimos años numerosas empresas españolas han abordado procesos de reestructuración de plantillas. El paso de la economía del boom a la crisis provocó un escenario cambiante que exigía la adaptación de las empresas al complicado entorno. La caída de la demanda, la necesidad de reducción de costes y la oportunidad que ofrecen las nuevas legislaciones para diseñar organizaciones más ágiles y flexibles que mejoran la eficiencia de las empresas, impulsa a los TOPs y a los Managers a reestructurar las plantillas.

Si bien las etapas más duras ya han sido superadas, conviene no bajar la guardia y estar siempre atento a eventuales situaciones que hagan peligrar tu posición en la empresa, bien sea por posibles reducciones de condiciones laborales, cambios de posición o de función.

Cuando los Managers ya han dejado de tener influencia y no pueden evitar deslocalizaciones, EREs o despidos masivos pues la decisión de la Alta Dirección o TOPs ya está tomada, es frecuente que aquellos sean requeridos para reducir la estructura bajo su mando un x por ciento, pongamos un 10%. Aquí afloran sus sudores para seleccionar quienes salen del tablero de ajedrez en que se torna el departamento y cómo recomponer las restantes figuras con las que todavía cuentan. En este momento es cuando cobra más importancia su gestión en el tratamiento de reducciones puntuales. Si la relación es correcta y los Managers son socialmente responsables, deberían avisar a las personas afectada dándole un periodo de tiempo para que encuentren otra ubicación. Sin embargo esta buena práctica a caído en franco desuso, reemplazándose por el “american way of firing” consistente en que, normalmente un viernes, eres súbitamente requerido por el departamento de Relaciones Laborales donde encuentras a su director acompañado de tu jefe y, tras darte varias razones del despido, te presentan la documentación perfectamente preparada al efecto y te apremian a que recojas tus cosas y no vuelvas al día siguiente.

Frente a amenazas de “headcount downsizing” o ante sospechas sobre cualquier tipo de cambio profesional forzado,  presta atención a estas 5 recomendaciones elementales:

1- Buscar oportunidades dentro de tu empresa en otros departamentos u otras localizaciones

Conviene anticiparse a los acontecimientos y aumentar contactos con otras secciones para buscar oportunidades de cambio a otras funciones incluso, si trabajas en una multinacional, a otras localizaciones de la compañía en el exterior.

Las grandes empresas, en aras de la transparencia, suelen disponer de paneles informativos en su intranet sobre oportunidades de trabajo por departamentos y países.

2.- Incrementar las actividades profesionales en tu networking y tus amistades personales.

Desde el momento que tus sospechas vayan cobrando consistencia conviene informar de tu situación a aquellos amigos que puedan influir en ella y desarrollar tu networking en primer lugar entre los colegas de tu  sector donde podría ser más fácil encontrar un nueva ubicación.

Tras la jornada de trabajo, no olvides hacer visitas esporádicas a tu red Linkedin, donde todo buen profesional debería estar registrado, e invita a todos tus conocidos del sector, actualiza tu perfil y comparte artículos que te parezcan interesantes para aumentar tu visibilidad.

También puedes aumentar tu visibilidad asistiendo a ferias, conferencias, reuniones del sector, y todo tipo de foros  que te permitan intercomunicarte activamente con tus iguales o “peers”.

3.- Actualizar tu CV para una utilización inmediata si llegara el caso

Estando centrado en el trabajo no es habitual preocuparse de la actualización del propio curriculum vitae, pero cuando tus sospechas te aconsejen espabilar lo primero es dejar tu CV preparado para cualquier oportunidad. Si en tu caso fuera oportuno, tener preparada una versión en inglés también es importante.

4.- Redactar y archivar la lista de tus hitos profesionales

Repasa todos los éxitos y resultados profesionales y ensaya su exposición en forma sencilla y convincente para transmitirlo con propiedad en una eventual entrevista de trabajo.

5.- Analizar qué empresas y facetas de tu entorno tienen fuerte potencial de crecimiento.

Podría representar este momento una oportunidad para saltar hacia productos, servicios o modelos de negocio que proporcionen mayores garantías de continuidad en el tiempo frente a otros maduros sin perspectivas de crecimiento.

Ante una situación de cambio no hay necesariamente que enrocarse en el mismo tipo de negocio, es el momento de analizar la posibilidad de orientarse a otros modelos de negocio de mayor proyección y recorrido profesional. No sería extraño que tu olfato y la suerte te catapultaran a un futuro mejor.

—————————————————————————————————————————————-

No olvides suscribirte para recibir el próximo artículo, pincha aquí

Y si te ha gustado, pincha abajo los botones “Me gusta” = Facebook  y  “Twitealo” =  Twitter.


2 Responses to 5 recomendaciones ante sospechas de cambio profesional forzado

  1. Alberto says:

    Cuando estas concentrado en el trabajo diario, no piensas que puedas ser tu el despedido y hasta que lo vives en directo o en compañeros proximos a ti, no tomas conciencia de que las relaciones profesionales hay que fomentarlas sistematicamente y tu ambito de relacion va mucho mas alla de tu entorno laboral cercano. Muy buenas las recomendaciones!

  2. adriana says:

    No había pensado en lo que dices en el punto 5.
    Efectivamente mi empresa está obsoleta en varios campos y la competencia nos zurra y nos quita cada vez más clientes… ¿No será oportuno empezar a hacerse ver y, si llegara el caso, dejarse querer?

Dejar Comentario