loading

5 consideraciones para entrar con buen pie a una nueva empresa

Cuando un Manager, debido a las turbulencias empresariales propias de estos tiempos, aterriza en una nueva multinacional o en un nuevo puesto no llega precisamente con la cabeza despejada. Probablemente ha pasado  todo un calvario hasta el mencionado aterrizaje en un nuevo reto.

Aún con su cabeza no del todo estructurada en la nueva situación, el Manager debería focalizar 5 puntos básicos y priorizarlos rápidamente pues van a influir poderosamente en su inserción en la nueva empresa y en la consecución de sus nuevos retos profesionales.

1.- Estudiar todos los productos y/o servicios de la nueva empresa y seleccionar los que más se adecuen a sus propios conocimientos, su experiencia, su cartera de clientes, etc.

Las grandes compañías tienen portfolios de productos y/o servicios tan amplios que no es posible llegar a conocer suficientemente todos ellos en breve plazo. Ante esta imposibilidad lo más rentable es que el Manager se limite a tomar conciencia de la existencia de todo el porfolio y sus líneas maestras así como sus aplicaciones y beneficios, profundizando y especializándose rápidamente en aquellos elementos del portfolio que más se adecuen a sus conocimientos, o su experiencia o su cartera de clientes.

2.- Escuchar, no sólo a sus colaboradores, sino también al entorno en general.

Cuando el nuevo Manager hereda un equipo de colaboradores posiblemente con alta veteranía en la empresa quizás reciba una información  sesgada de la función o departamento propio así como de las otras funciones.

Antes de lanzar sus propias ideas y proyectos, el Manager debe escuchar, escuchar… y escuchar, dejando al margen prejuicios y teorías adquiridas en anteriores puestos hasta que llegue el momento de confrontar su experiencia y casos de éxito con la nueva realidad, y ver qué parte de aquellas podrían ser aplicables en la nueva situación.

Existe una gran cantidad de información que puede obtenerse por los canales informales, los cuales permiten tomar el pulso del ambiente en la empresa.

3.- Identificar las tareas y funciones de cada miembro de su equipo y su nivel de desempeño

Una vez asimilada la imagen general obtenida como mencionado en los puntos anteriores, el Manager no debería emprender cambios atropellados para hacer visible su liderazgo, pero tampoco asumir la herencia recibida sin plantearse eventuales modificaciones y mejoras a medio plazo sobre los procedimientos y sus ejecutores. En espera de que llegue el momento, el Manager debería confirmar o retocar los procesos, analizar las funciones de cada colaborador y con el tiempo evaluar si estos están capacitados/motivados para realizar con éxito el trabajo y alcanzar los objetivos.

La coordinación y un alineamiento del equipo es capital para alcanzar los retos.

4.- Asumir la cultura empresarial en todos sus ejes

Si el aterrizaje se produce en una empresa cuya gestión está considerablemente menos profesionalizada y actualizada que la que existía en su anterior compañía es muy posible que la experiencia del Manager propicie a corto plazo cambios importantes en la cultura corporativa. Cambios del estilo de dirección, del trato interpersonal, del enfoque de negocio, de la atención al cliente, etc, etc. Pero siempre teniendo muy en cuenta la cultura existente y administrando acciones y tiempos para que la evolución sea aceptada y posible.

Por el contrario si el aterrizaje se produce en una gran empresa multinacional una rápida adaptación al medio es imprescindible. Las grandes compañías tienen una cultura corporativa muy fuertemente arraigada y el nuevo Manager debe aprender y asumir inmediatamente dicha cultura en todos sus ejes. Desde temas trascendentales como las políticas de integridad, comunicación y protocolos con los grupos de interés o stakeholders, hasta temas aparentemente simples pero de importancia como es la imagen personal. Por ejemplo en una multinacional norteamericana de nuevas tecnologías el traje y corbata suele estar tan fuera de lugar como los vaqueros en una empresa de banca europea.

5.- Establecer un networking interno con alianzas que permitan la consecución de los objetivos fijados

El contacto con el nuevo entorno, la asunción de la nueva cultura corporativa y las informaciones de sus colaboradores van a definir un escenario operativo dentro del cual el Manager debe identificar lo antes posible otros personajes que colaboren, le ayuden y que en definitiva, le permitan la consecución de sus objetivos. No debería limitarse únicamente a sus iguales o peers de otras funciones transversales, sino también a toda persona que realice algún trabajo o tenga capacidad de decisiones que afecten al flujo de sus procesos.

Identificar estos actores, conseguir integrarlos en su networking interno y alinearlos/alinearse conceptualmente, será capital para que los objetivos del Manager se cumplan en el futuro.

(Imágenes: Fotolia)

———————————————————————————–

No olvides suscribirte para recibir el próximo artículo, pincha aquí

Y si te ha gustado, pincha abajo los botones “Me gusta” = Facebook  y  “Twitealo” =  Twitter.


2 Responses to 5 consideraciones para entrar con buen pie a una nueva empresa

  1. Miguel says:

    Muy cierto aunque, eso si, amoldarse a según que cultura empresarial puede ser más que un reto.
    Lo digo porque la pequeña empresa sigue muy anclada en el pasado y/o limitada en sus opciones y para esas, la RSC y otras iniciativas recientes suenan a ciencia ficción y llegan con cuentagotas.

    • Rafa Cámara says:

      La cultura empresarial es un concepto que a veces no es tan tenido en cuenta como merece. Tu comentario deja patente que tu paso por empresas de diferente tamaño y cultura te han formado conceptos claros al respecto.
      Gracias por tus ideas

Dejar Comentario