loading

El Lazarillo de la autopista

La “A6” es la autopista Madrid – La Coruña, la cual dispone desde hace bastantes años de un carril central reversible de unos 20 kms para aliviar las horas punta de entrada y salida a Madrid. Este “carril BUS-VAO” está reservado a los transportes públicos, motos y automóviles con al menos dos ocupantes. Estoy convencido que muchísimos usuarios de esta autopista, mientras estábamos atrapados en alguno de sus habituales atascos, hemos pensado simular un ocupante como copiloto de nuestro coche para poder utilizar ese carril que veíamos con circulación fluida. Será que la picaresca, típicamente española, viene en los genes. Naturalmente una cosa es pensarlo y otra llevarlo a cabo. Y una cosa es llevarlo a cabo y otra hacerlo bien… Hay que reconocer que el conductor pillado ayer por la Guardia Civil circulando por el “BUS-VAO” con un maniquí de copiloto es un crack de la picaresca. Ved la foto y decidme si no merece, además de una buena multa y una descalificación por su mala educación ciudadana, un reconocimiento por su buena ejecución. La picaresca requiere ciertas dosis de creatividad. Por ende, los españoles somos bastante creativos, nos fluyen ideas, a veces de naturaleza pícara pero, ay, nos cuesta llevarlas a la práctica. Esto me inclina a admirar la creatividad bien ejecutada, como ha hecho este atrevido automovilista. Sin embargo, un pequeño detalle quedó obviado en su plan: tal creatividad es insolidaria con el resto de conductores y además incumple la ley. Así es que toda mi admiración la traslado a los policías por el mérito de desenmascarar una muñeca tan real. De otra parte, imaginar a este ciudadano en su ámbito profesional me conduce a un doble aspecto. Si el caballero fuera un ingeniero de diseño, un investigador, un publicista, un comercial o estuviera de alguna manera relacionado con la creatividad o la inventiva, posiblemente estaríamos ante un buen profesional que lleva adelante sus ideas, aunque, eso si, debería corregir sus comportamientos. En el supuesto caso que su función se desarrollara en campos como la alta dirección, gestión financiera o dirección de personas el compromiso de responsabilidad social es aún más crucial, porque en esos puestos el respeto a la ley y a las personas imprime carácter a la compañía, y no cabe picaresca alguna.


Dejar Comentario